Navigation – Plan du site

Los “nuevos sentidos” espaciales de las metrópolis latinoamericanas

Os "novos significados" espaciais das metrópoles latino-americanas
Les «nouveaux sens» spatiaux des métropoles d'Amérique latine
Spatial "new meanings" of Latin American metropolises
Amalia Inés Geraiges de Lemos

Notes de la rédaction

Conferência apresentada durante o XV° Encontro de Geógrafos da América Latina, 6 a 10 de abril de 2015, no Palácio das Convenções, em Havana, Cuba. No final do Encontro foi entregue a Amalia Inés Geraiges de Lemos o prêmio Milton Santos, atribuído em homenagem ao conjunto da obra dos vencedores

Texte intégral

Jardim AmericaAfficher l’image
Crédits : Plan du Jardim America (1915-1916). « City of São Paulo Improvements & Freehold Co. Ltd. Jardim America, Barry Parker & Raymond Unwin, FE.R.I.B.A. »http://books.openedition.org/editionsmsh/1249

La ciudad de la modernidad

1Las ciudades, en especial las metrópolis, muestran en sus espacios, los paisajes que percibimos, a partir de sus sitios naturales, son productos económicos, de relaciones sociales y culturales, son territorios por excelencia de las utopías, -de arquitectos, urbanistas y planeadores- y el único lugar donde se puede tornar realidad y tentar construir sus ideales y visiones de mundo, sus reflexiones filosóficas, durante los largos momentos históricos de sus construcciones.

2En la cuestión urbana hoy los principales problema son las contradicciones que reflejan sus espacios, preocupan todas las disciplinas científicas que se interesan para presentar soluciones lo más apremiantes posibles, aunque nunca las consiguen en sus totalidades, pues es una constante lucha.

3Así, la ciudad. espacio-tiempo, es objeto multidisciplinar, definida por los mas diferentes científicos sociales desde la antigüedad hasta los días actuales. Desde la Polis griega, mostrada por Platón y Aristóteles, a la Roma Imperial del mundo antiguo –mito perenne de nuestra civilización, a la ciudad medieval, mixta de la villa cristiana entre muros y la medina musulmana, con sus respectivas diferencias. De la Polis a las ciudades medievales europeas, que ya poseían el derecho sobre el suelo y la condición jurídica de los ciudadanos organizados en comunidad, institucionalizados que se tornaron predicados de la ciudad moderna. De la ciudad barroca a la ciudad del Renacimiento, las del periodo pre capitalista, al del capitalismo industrial, con sus fábricas y barrios obreros, desde Europa a América, todas las formas urbanas se concretizan y se localizan según sus intereses y sus necesidades. Las ciudades de los días actuales, modernas o pos modernas, las grandes áreas metropolitanas, en especial las nuestras de América Latina, presentan nuevas formas de producir y consumir sus espacios en función de otras necesidades tanto sean económicas, políticas, culturales, en fin sociales.

4Diversas y variadas definiciones fueron realizadas tentando explicar e comprender esas formas geográficas de grandes complexidades. Así Spengler en el principio del siglo XX, la define como la “Historia Universal es la historia de la ciudad”, o el geógrafo Vidal de la Blache afirmó que “la naturaleza prepara el local y el hombre la organiza de manera a satisfacer sus necesidades y deseos”. H Pirenne, historiador, queriendo explicar la ciudad de la Edad Media muestra su economía y nos dice “en ninguna civilización la vida de las ciudades se desarrolló independiente del comercio y de la industria”. En el final del siglo XX afirmamos con Casullo que la define: “La ciudad capitalista –es la geografía central de lo moderno. Los tiempos reverenciados como arquetipos se aglomeran y se superponen en el presente abusivo de la metrópolis, que es museo, multitud y fábrica”. (1989: 161) Y en la pos-modernidad, como definirla? Tentaremos llegar a ella, este es el objeto de este trabajo.

5Diversos filósofos, sociólogos, científicos políticos, antropólogos, arquitectos, urbanistas y geógrafos, entre otros, en fin un abanico enorme de estudiosos vivieron y viven preocupados en pensar ese intenso fenómeno urbano, que es el gran tema de la modernidad o de las modernidades como nos afirma Milton Santos.

6Tratando de hacer una profunda mirada desde la metrópolis mexicana, la mayor hoy, siguiendo por São Paulo, Buenos Aires, Rio de Janeiro, Bogotá, Caracas, Lima, Santiago y todas las otras, cualquiera sea el número de habitantes que tengan y de las funciones que desempeñen, procuraremos pensar sus espacios urbanos, a partir de las concepciones teórico-metodológicas que dieron contenidos a sus formas y que influenciaron y quizás determinaron las ideas de sus arquitectos, urbanistas y gestores. Aunque tradicionalmente se miró la ciudad con características objetivas, queremos tener en cuenta otras visiones, no solo económicas y políticas, como poder llegar a interpretar algunas formas culturales.

7El crecimiento rápido y desordenado que presentaron las metrópolis de América Latina a partir del inicio del siglo XIX, cuando algunas ya eran capitales de sus países, pero con mayor intensidad en la segunda mitad, hizo que se buscasen explicaciones para resolver la problemática social que se presentaba. Los comienzos de la industrialización, ya a finales del siglo XIX, lanzan nuevas complejidades en la vida urbana especialmente en los países que todavía guardaban fuertes raíces de la esclavitud. El avance de la industrialización y las desilusiones propias, así como las migraciones tanto externas como internas, trajeron problemas que persisten hasta hoy, por ejemplo las disparidades socio- espaciales no interior de esas grandes ciudades. La siempre existencia y permanencia de las dos ciudades, históricamente definidas.

8Urbanistas, arquitectos y el propio estado, buscando solucionar el caos existente en el espacio urbano, recurren a los conocimientos de la rotulada escuela alemana de sociología urbana. Los primeros a preocuparse fueron Karl Marx, Frederich Engels, Max Weber, Georg Simmel e Werner Sombart, que forman los teóricos dedicados a pensar la problemática urbana desde el comienzo del siglo XIX hasta la mitad del XX, privilegiando en sus enfoques la historia y la cultura. A Max Weber se lo considera como el autor de la teoría que determina la cuestión del desarrollo urbano occidental a partir de los caracteres sociales, políticos y económicos que dan origen a la ciudad occidental y al significado que asume cuando la confronta con la ciudad oriental y sus orígenes. Le preocupa que la ciudad como institución compacta tenga como característica la ausencia de relaciones de conocimiento personal. “Aspectos como el tamaño, la diversidad de ocupaciones industriales y comerciales, la existencia de un intercambio regular de mercaderías, la clase y el origen de las rentas de sus habitantes, etc., permiten describir varios tipos de ciudades”. (Galicia, S., en Almeida, F. 1978: 191)

9Para Choay, Marx y Engels, aunque habían recibido las influencias de los pensadores socialistas utópicos del siglo XIX, criticaron las grandes ciudades industriales contemporáneas sin proponer modelos futuros. En sus orientaciones se definen los conflictos entre la ciudad y el campo y las influencias que esas confrontaciones tienen en la historia urbana. Son los padres de los conocimientos sobre la ciudad capitalista. Para ellos “la ciudad tiene el privilegio de ser el lugar de la Historia”. Choay afirma que especialmente Engels analiza que “en una primera fase, la burguesía se desarrolla y ejerce su papel revolucionario. Es allí que nace el proletariado industrial, al cual le va a caber principalmente la tarea de ejecutar la revolución socialista y de realizar el hombre universal” (1965: 15). No tienen preocupación de mostrar una nueva orden para el espacio urbano, porque ella sería diferente a partir del momento de existir una sociedad sin clases. Dentro de este grupo de la escuela alemana, otra influencia muy importante fue la de Georg Simmel. Con este autor se conoce la necesidad de un trabajo interdisciplinar “…y sobre todo el tipo de transformación que favorece el ambiente metropolitano, a nivel de personalidad”. Se propone esclarecer cual es el tipo de personalidad urbana. El autor muestra que la extensión territorial y el número de habitantes en las ciudades, no son variables aisladas, al contrario tienen papel importante en la personalidad de sus individuos. Sus temas de trabajo son “el individuo y la metrópolis”, donde destaca la personalidad, la vida metropolitana, el valor de cambio, la cultura del dinero, la mutación social, psicología de lo urbano, entre otros temas, que podemos mencionarlo como el primero que se preocupa con los problemas ambientales que se presentan en las metrópolis. (Bettin, 1982: 7 a 19)

10La influencia de estos autores europeos, se hacen sentir especialmente en América del Norte, donde se forma la famosa “Escuela de Chicago”, donde algunos de sus participantes fueron alumnos de los mencionados sociólogos. Con este grupo, iniciase la preocupación fundamental relacionada al carácter especial que el modo de producción capitalista traía al mundo moderno: la formación de las grandes ciudades industriales, que estaban naciendo. El suelo urbano ahora podía venderse libremente y se transformaba en instrumento de crédito, a parte de adquirir valor de capital, lo que permitía la actividad mercantil, que daba una mayor libertad a la construcción civil. El suelo urbano quedó convertido en reserva de valor. El entusiasmo de esos autores frente a la realidad que estaban viviendo, los hizo analizar un fermento económico intenso, que generaba un dinámico proceso de urbanización que era necesario proteger.

11Destacamos como producto de esa línea de conocimiento, lo que se denomina de “Escuela de Ecología Urbana de Chicago”, como es realmente su título en función de su contenido, por la importante influencia que tuvo nos sociólogos, geógrafos, arquitectos, urbanistas, entre otros, en América Latina. Los conceptos y esquemas que dieron base a esa Escuela, como los de Robert Ezra Park, R. Mackenzie, Ernest W. Burges, Louis Wirth y otros, presentan para la ciudad de Chicago, en pleno desarrollo urbano de los años de 1920, se hacen sentir hasta nuestros días. Ese grupo de investigadores buscó las relaciones existentes entre los individuos y la ciudad. Al pensar la ciudad, en sus características socioespaciales, la analizaron como un verdadero ambiente ecológico, donde se realizaba el complejo comportamiento humano. Para Park la ciudad no es solamente una unidad ecológica, es también una comunidad económica con una cultura peculiar, “es el hábitat natural del hombre civilizado”. Park, que fue la cabeza de esa escuela, inicia la preocupación de investigar la vida cotidiana y la presencia de los negros e inmigrantes y de las otras personas que él denominó por primera vez de “marginalizados”. La situación que se vivía en las ciudades de los Estados Unidos, en especial Chicago, hizo Park establecer una analogía con los animales, en relación a la lucha por el espacio. Podemos afirmar que con la Escuela Ecológica de Chicago se desarrolla una fenomenología social típica de la gran ciudad, sobre todo con los estudios de Louis Wirth, donde hay un tratamiento crítico sobre la segregación y el urbanismo. En los Estados Unidos ha surgido una nueva sociedad en los primeros decenios del siglo XX, y por lo tanto, nuevas teorías y nuevos temas de investigación.

12De todas las maneras, en ese itinerario que estamos analizando la influencia mayor que tuvieron y todavía tienen los científicos sociales de América Latina, fueron los sociólogos y urbanistas franceses, que consideran el objeto de estudio, la ciudad, con otro mirar, privilegiando la racionalidad y la utopía. El destaque por su gran influencia, fue el reformista George Eugène Haussmann, alcalde de Paris en la segunda mitad del siglo XIX, que ejerció un papel determinante por toda Europa así como en toda América Latina. En Rio de Janeiro como en Buenos Aires, había una lucha interna entre los organizadores de la ciudad para ver cual de las dos sería la “Paris de América del Sur”. Igualmente en La Habana que querían convertirla en la “Paris de los trópicos”. A estos procesos se les denominó de “hausmanización de las ciudades” por los numerosos imitadores. São Paulo y la ciudad de México, así como varias otras de diferentes tamaños, también copiaron los proyectos de Paris.

Figura 1 Rio de Janeiro 1910

Figura 1 Rio de Janeiro 1910

Photo from USA Library of Congress 19301, Author unknown - http://www.loc.gov/​pictures/​item/​npc2007019300/​.

13Haussmann, fue alcalde de Paris, no era urbanista, tampoco trabajaba con planeamiento, pero fue el responsable por la administración y el embellecimiento de la ciudad. Remodeló Paris de acuerdo con las normas y las posibilidades que le dieron las técnicas modernas y las nuevas exigencias de circulación del momento. La necesidad de trazar una nueva infraestructura, como fue la de sacar los obstáculos para una buena circulación, la instalación de un sistema de agua y cantarillas, de gas y luz, y de higienización, la mejor aeración, en resumen la modernización de la ciudad. Razones políticas y estratégicas de Haussmann y Napoleón III, hicieron de Paris la “Ciudad Luz”, realizando un nuevo proyecto “urbanístico”. Trazó grandes bulevares, modificó, construyó y embelleció los parques de la ciudad, Luxembourg, Manceau, Montsouris, Boulogne y Vincennes. Construyó el gran mercado de pescados, verduras y frutas, llamado de “Les Halles”.

14La importancia del modelo de Paris fue de largo alcance para todos los estudiosos de la ciudad, en especial arquitectos y urbanistas, hasta la primera mitad del siglo XX. La bibliografía consultada, sustentada en esos profesionales, muestran que uno de los cometidos más anhelados por las élites de las ciudades de América Latina, a finales del siglo XIX y del XX es el diseño y construcción de los grandes parques urbanos. La existencia de los parques de Paris, de Londres, de Nueva York (Central Park), fueron precedentes que determinaron la creación de los mismos. Desde 1891 se propone la creación de tres parques en Montevideo, el parque del Prado, el parque Central y el parque Rodó. En Santiago de Chile, el parque Forestal en las riberas del Rio Mapocho, la Quinta Normal y el Cerro Santa Lucía. En Lima el Parque de la Exposición, llamado después de Santa Beatriz, el nombre de la hacienda original donde se construyó el parque. En Buenos Aires el parque Parlermo, lugar privilegiado donde la burguesía agraria paseaba para ver y ser visto. En São Paulo, en las márgenes del Rio de Anhangabau y de la varzea do Carmo, parque Don Pedro II, en Rio de Janeiro, en el bosque de la Tijuca, se define un espacio donde se construye un mirante titulado Vista China, en 1903. En el barrio de la Salus, un jardín suspenso do Valongo, en 1906. En México el gran parque de Chapultepec al remate del Paseo de la Reforma, en La Habana, a fines del siglo XIX se comienza a construir un gran parque en los terrenos de Campo de Marte con un gran lago con caimanes y en el centro una gruta con rocas coralinas y caracoles marinos y rodeado por una verja de hierro.

15La entrada en el siglo XX, es el periodo de la transformación y conformación de los centros urbanos, el llamado CBD. El centro colonial comienza a cambiar de escala. El legado histórico era poco significativo y las élites y el capital internacional ya existente exigían la remodelación. Había una necesidad de borrar los rastros del pasado colonial, desaparece la Recova en Buenos Aires, las Plazas Mayores de Caracas, Santiago de Chile, o Montevideo pierden su carácter homogéneo para albergar a los edificios eclécticos. Las formas ibéricas que componían los centros de las futuras metrópolis de América Latina, se habían convertido en habitaciones colectivas de una población pobre que había emigrado de Europa y del campo. Nuestras ciudades habían vivido un gran crecimiento demográfico y migratorio al mismo tiempo, pues ahora eran ciudades mercantiles e industriales y algunas capitales y puertos de sus Estados-Nación. La remoción tenía por objetivo convertir esos lugares para ser los centros neurálgicos de la ciudad.

16Para superar su configuración colonial, las capitales de América Latina, precisaban adecuarse a las nuevas necesidades funcionales y al aumento da población. Rio de Janeiro y Buenos Aires ya tenían más de un millón de habitantes en las primeras décadas del siglo XX. El incremento de la extensión de las ciudades se hace posible gracias a la introducción de nuevos sistemas de comunicación. El ferrocarril establece el vínculo esencial con el resto del país que hace posible el traslado de mercaderías para la exportación y la importación, vitales en esos momentos. También surge el tren de suburbio y el tranvía posibilitando el vínculo entre el centro y los barrios residenciales, especialmente de la población de menor poder adquisitivo. Iniciase también el transporte por ómnibus y en Buenos Aires se instala la primera línea de metro (subterráneo) de América Latina, en 1910.

17El trazado de las avenidas corresponde a la necesidad de jerarquización de los edificios públicos, administrativos, comerciales y culturales. Las formas urbanas tradicionales de la estructura social existente, se quiebran, el gigantismo de la ciudad y la propia lógica de la división social del trabajo exigen una división espacial de la ciudad, una jerarquización funcional y social de los lugares fuera de los cascos tradicionales.

18Hay necesidad de criar una monumentalidad y una estructura que permitiera otra sacralización, ahora laica, para que la burguesía producto de las riquezas agrarias, pudiera hacer sus representaciones. Los lugares tenían que tener el sentido de movilidad en primer lugar y en seguida el de la visibilidad, papeles necesarios para la existencia del naciente Estado-Nación. La capital del país tenía que tener su sentido de presencia importante en el mundo. Había que legitimar todos los momentos difíciles que se pasaron para materializar la Independencia del país, la liberación de las metrópolis ibéricas. Los propios himnos nacionales tratan de representar estas situaciones.

19Otro hecho a considerar, es que a principios del siglo XX se inicia la instalación de las Facultades de Arquitectura y Urbanismo en la mayoría de los países de América Latina. Con estos especialistas, fuertemente influenciados por las escuelas francesas, inglesas y posteriormente norteamericanas, las ciudades van tomando las formas y los contenidos que se estaban imitando. Así mientras los empleados técnicos del municipio llevaban a cabo la tarea de ir construyendo la ciudad poco a poco, los políticos y los empresarios inmobiliarios fueron incentivando una arquitectura y el urbanismo a la imagen de la generación compartida con los nuevos profesionales. Los edificios construidos durante ese primer periodo del siglo en toda América Latina, muestra la ciudad con los edificios monumentales, de gran tamaño, sólidos de magnificencia arquitectónica.

20En este período también, primera mitad del siglo XX, los lugares que habitaban las clases sociales de mayor poder adquisitivo, eran restricta y se busca consumir otros lugares y otros tipos de habitación, para lo cual el mercado inmobiliario ya estaba fortalecido y activo. Se comienza a sentir la influencia urbanística de Ebenezer Howard, con su “utopía comunitaria” en la denominada “ciudad-jardín”. Un modelo urbanístico que fue puramente estético, para el consumo de la nueva clase rica, porque en América Latina, no existían los principios que le habían dado origen en Inglaterra, al pragmatismo de una gran ciudad industrial.

21En América Latina llegan la informaciones, según nos informa Cardinal, en su libro “Ciudad y Arquitectura, seis generaciones que construyeron la América Latina moderna” de que “las últimas corrientes urbanísticas coinciden con rara uniformidad en dos características generales: preconizan la edificación por zonas diferenciales y condenan el trazo rigurosamente geométrico. Esta monotonía de las calles siempre rectas, siempre semejantes, siempre paralelas, va estereotipando en nuestro espíritu, quizás sin que nos demos cuenta de ello, un sello de cansancio, de apatía, de esplín”. Una visión psicológica que el espacio urbano tendía a ser depresivo. Continuamos citando la autora, urbanista y arquitecta, que menciona la ideología de la época, “la ciudad ajedrez (referencia a los planos de las ciudades de origen española), es no solo contraria a los intereses demográficos, sino también a la estética. Es una ciudad sin poesía. Esto de saber uno que al doblar una esquina, y otra, y otra, hallará siempre la perspectiva de una calle recta, cruzada a distancias iguales por otras vías igualmente rectas, no es en efecto una tortura? Además, la ciudad estandarizada es amorfa, carece de propia individualidad. Una ciudad-ajedrez se parecerá siempre a otra ciudad ajedrez”. (2012: 133).

Figura 2 Mapa da Nova Vila Viçosa

Figura 2 Mapa da Nova Vila Viçosa

Vila Viçosa c.1769. Site da disciplina 'Teoria e História da Arquitetura e do Urbanismo 1' do Departamento de Arquitetura e Urbanismo da Universidade Federal do Espirito Santo - Brasil. Responsável: Prof. Dr. Nelson Pôrto Ribeiro, http://thau1ufes.blogspot.com/​

22El gusto por los trazados con calles curvas y formas geométricas variadas, ya existían en los parques construidos en principio de siglo y en las urbanizaciones elegantes de las inversiones privadas trazadas por arquitectos. Lo ideal era realizar estas nuevas formas urbanas en relieves accidentados y cercanos de ríos. En todas las metrópolis de América Latina se construyeron los barrios-jardines. El comentario del arquitecto entusiasmado: “su topografía ofrece los encantos del capricho…su plano es hermoso, peregrino y de inusitada novedad. Para aprovecharse de las condiciones del terreno y consultar el confort y los efectos pintorescos de gracia y de contraste, ha desechado la regularidad de la simetría”.

23Después de los años de 1930, fueron significativas en el análisis de las ciudades latinoamericanas, los conocimientos de Le Corbusier. Aunque nació en Suiza, vivió la mayor parte de su vida en Paris y de esa ciudad hizo sentir sus influencias. Considerado el autor de la “Carta de Atenas”, resultado de un encuentro de urbanistas y arquitectos socialistas en la capital de Grecia en 1933. Ese documento fue el verdadero paradigma para los urbanistas y planeadores de la ciudad moderna. Los cuatros principios que deberían nortear la organización de la ciudad –las funciones de habitar, trabajar, circular y el ocio- fueron determinantes en todos los planos realizados en las ciudades del mundo capitalista en general y el latinoamericano en particular hasta los años de 1980.

24Según Barbara Freitag, en Teorías de la Ciudad (2006), menciona algunos elementos que constituyen la Carta de Atenas y que denomina como “nuevos principios arquitectónicos de la modernidad”.

  • -Dominio del paisaje sobre la ciudad construida. El verde pasa a constituir un espacio de ocio necesario para las ciudades. Ejemplos existentes en todas nuestras ciudades desde el límite del Rio Grande en México con Estados Unidos hasta la Patagonia.

  • Consideraciones de orden climática, luminosidad (sol) y ventilado.

  • Determinar claramente las cuatro funciones básicas de la vida moderna: habitar, trabajar, divertirse y circular.

25Haussmann y posteriormente Le Corbusier hicieron “escuela” con sus concepciones de organización del espacio urbano. Con el primero, se introdujo en las ciudades de América Latina, los conceptos de higienización, saneamiento básico, la construcción de parques, avenidas, la arborización entre otros elementos. Principios con los cuales los arquitectos procuraron dar un orden al caos de los asentamientos espontáneos y descontrolados del gran crecimiento cuantitativo y cualitativo que tenían las ciudades en esas primeras décadas del siglo XX. Le Corbusier consolidó con los elementos de la estructura espacial de las ciudades, antes mencionadas, con las normas que determinaron los espacios de la ciudad legal. Aunque, en este último haya un interés de planear el espacio urbano para que sea lo más diferente posible del espacio existente para los pobres, que él conocía muy bien en Paris, sin ventilación, sin luz, con la sensación de apretado, de insalubridad y otras situaciones que se presentan en los paisajes de la pobreza. Durante el largo período de su influencia, comienza a aparecer en las ciudades de América Latina, los conjuntos habitacionales, verdadero sembradero de bloques de habitaciones , pequeñas, localizadas en antiguas áreas rurales, sin ningún tipo de infraestructuras y por sobre todo sin medios de circulación viaria.

26En 1929 Le Corbusier hace un viaje a América del Sur, y sobrevoló ciudades brasileñas, argentinas y uruguayas, específicamente se preocupó en analizar y proponer proyectos para Rio de Janeiro, São Paulo, Montevideo y Buenos Aires. Propuso remodelación de los espacios de esas cuatro ciudades sin interferir en el tejido urbano existente. A partir de construcción en pilotes con 30 metros de altura, construcciones en planos diferentes, permitiría verse lado a lado dos centros urbanos, casi sin interconexión. Parece ser que solamente se concretizó el proyecto para Rio de Janeiro que hizo galerías y viaductos acompañando la orla marítima atravesada por las playas.

Figura 3 La nueva manzana

Figura 3 La nueva manzana

http://antoine-basile.blogspot.com/​2013/​09/​la-vision-de-le-corbusier-pour-buenos.html

27Freitag cita Choay, importante urbanista francesa, que nos dice: “…atribuye a todos los modelos progresistas del urbanismo, del cual Le Corbusier es el prototipo, una tendencia autoritaria, coercitiva, en que las funciones de habitar (en la casa y en la ciudad, ambas concebidas como máquinas) subordinan los habitantes a su propia lógica. Tratase de una visión racionalista, tecnocrática, a-histórica, que ignora tradiciones culturales y pretende estructurar el presente y el futuro, llevando en consideración nuevas tecnologías, materiales de construcción e ideas “progresistas”, en que prevalecen los principios de higiene, de la luz, de la ventilación, de la circulación”.

28Podemos concluir este momento del proceso afirmando que la ciudad industrial de América Latina construida hasta la primera mitad del siglo XX, fue una ciudad que destaca la circulación como valor, porque los flujos están progresivamente prevaleciendo sobre los lugares y los paisajes. La ciudad industrial europea trajo la experiencia de una inversión de la relación entre los lugares urbanos y los flujos externos que la ciudad no consigue controlar. Las rupturas territoriales se definen y la circulación es el factor preponderante. Oliver Mongin nos informa que “el emprendimiento haussmanniano es visto atravéz de la voluntad de hacer circular aquellos que no tienen tiempo a perder..” y continua su exposición “porque las grandes ciudades, en el actual estado de la civilización, son apenas aglomeraciones de hombres apresados; tanto si se va a la ciudad para producir, para cambiar, para usufructuar, para aparecer, somos presionados por el tiempo, no soportamos atrasos ni obstáculos […]. Una calle recta, ancha y bien pavimentada aproxima y, por así decir coloca en contacto dos puntos que nos parecían distantes una legua”. (Guy Burgel, citado in 2009: 83) Aquí nos muestra la circulación alzada a valor fundamental, que mas tarde el funcionalismo de Le Corbusier valorizará todavía más, por el simbolismo de las cuatro funciones que sustentan sus principios.

29Sin embargo, este valor de la circulación tiene un contenido monetario, consagra el dinero como elemento de permuta y de mediación, nos presenta la circulación contemporánea, la que no tiene más límites espaciales, con la abertura de los mercados financieros que Mongin nos dice que es lo que distingue a la tercera globalización. Continuaré citando el autor en su libro “A Condição Urbana” que nos explica: “…Como la potencia de la circulación traduce un retroceder frente a la experiencia urbana, que exige tiempo, ella favorece simultáneamente una inversión de las relaciones entre lo privado y lo público.” Al salir de casa el citadino debe ganar dinero y tiempo, consumir y volver a su casa que le resulta una protección del exterior. Ese interior doméstico, no es un espacio cerrado, de allí se sale y allí se regresa, hay un movimiento que lo privado domina sobre la propia experiencia pública. Lo privado y lo público se entrelazan; “lo privado no es “privado” del público, lo público no es olvidar lo privado, mas la relación de lo privado y de lo público se invierte al mismo tiempo que la relación de los flujos y de los lugares”. (op.cit. : 83)

30En Europa el interés por los estudios sociológicos sobre la ciudad son retomados solamente en la posguerra. Se inician en la forma de investigaciones empíricas centradas en los problemas sociales decurrentes de la vida urbana. La realidad de las experiencias empíricas que hizo tomar conciencia a los investigadores, de un nuevo papel que se desarrolla en la ciudad transformando las funciones tradicionales y la sociedad entera que entra en nuevos valores, nuevos comportamientos, otra estructura socio-espacial y otras consecuencias de la nueva dimensión urbana que caracteriza este proceso. “…Es evidente que este desarrollo de la sociedad en la ciudad comporta un inevitable proceso de disolución de la propia ciudad como forma de organización social y política y anticipa una crisis de más amplias proporciones y de éxitos inciertos”. (Bettin, 1982:18)

31Así dentro de todos estos teóricos de la ciudad que hasta este momento analizamos, y resultado de las experiencias vividas después de la Guerra, lo que realmente revolucionó los estudios urbanos fueron las concepciones marxistas que llegaron a nosotros solamente a partir de la segunda mitad de los años de 1970. Algunos de los mayores países de América Latina estaban en las manos de las dictaduras militares y sería imposible tener condiciones de recibir la bibliografía que en Francia ya circulaba a partir de los años de 1950 y con mayor énfasis en los de 1960. Filósofos, sociólogos, urbanistas, arquitectos y también geógrafos comienzan a pensar y estudiar un enfoque renovador de la problemática urbana, a partir de las ideas teóricas del materialismo histórico. Los conceptos que Marx y Engels escritos en la “Ideología Alemana”, publicada solamente en 1932, expresan las pautas para analizar la ciudad industrial y la urbanización capitalista. “La gran ciudad industrial es, para el marxismo, el centro propulsor de las fuerzas productivas y el lugar donde se genera y se profundiza la contradicción principal capital-trabajo. Burguesía y proletariado crecen en ella y luchan en ella, en cuanto el campo queda reducido al aislamiento y a la soledad”. (Bassols, Mario y otros. 1988:460)

32En ese momento quien trajo a los urbanistas y arquitectos los primeros conocimientos de los cambios teóricos fue Henri Lefebvre, con su multiforme experiencia intelectual, se presenta con una formación de raíces entre la filosofía y la sociología de la ciudad, entre el humanismo y el marxismo que trae una nueva visión a la sociología de la ciudad occidental.

33Lefebvre nace en el sur de Francia en 1900, y por su formación representa el primer esfuerzo intelectual para comprender la esencia de los problemas urbanos. En sus primeros trabajos analiza la relación histórica campo-ciudad y la subordinación del conjunto del territorio a la ciudad. Lefebvre postula el proceso de urbanización completa de la sociedad y se preocupa con las contradicciones de la ciudad industrial capitalista y las denuncia como una nueva utopía. Sus estudios hacen un balance negativo de lo que denominan progreso, -el grande mito del siglo XX- resultando de ese proceso de urbanización, de las formas urbanas desordenadas.

34En su libro “La Construcción del Espacio”, los estudios parten de la relación espacio-tiempo y escribe: “El espacio no es sino la inscripción del tiempo en el mundo, los espacios son las realizaciones, las inscripciones en la simultaneidad del mundo externo de una serie temporal que incluye los ritmos de la ciudad, los ritmos de la población urbana. La ciudad es el desdoblamiento del tiempo, de aquellos que son sus habitantes. E es por causa de ellos que tenemos que organizarlas finalmente de una forma humana”. (1974)

35Dentro de esa visión marxista de la ciudad, tenemos que mencionar Manuel Castells, Jean Lojkine, Jordi Borja, entre otros, que fueron los representantes más activos de esa nueva corriente de los estudios urbanos. De estos el autor que más llama la atención es Castells. Nació en España, pero exiliado en Francia por el régimen franquista, fue alumno de Lefebvre y de Alain Touraine. Sus trabajos con nuevas concepciones teóricas y sus investigaciones empíricas, expuestas de forma sistematizada, dieron una nueva interpretación a la Sociología Urbana. Con la publicación de sus libros, en especial la “Cuestión Urbana”, en francés en 1970, en español en 1974, tuvo 22 ediciones y publicada en siete idiomas convirtiéndose en paradigma de los estudios realizados en urbanismo y en otras Ciencias Sociales, así como en Geografía Urbana, especialmente en América Latina. Sus propuestas de investigación para los procesos urbanos tanto de los países capitalistas avanzados, como los de economías dependientes, fueron muy creativas y también debatidas. Los intereses por sus obras y sus conceptos llevaron científicos sociales de todas las disciplinas a hacer cursos e investigaciones en Francia, o en los países de América Latina donde Manuel Castells era muy solicitado.

36Castells parte de las categorías del materialismo histórico para construir nuevos instrumentos teóricos de análisis de la problemática urbana como “la articulación específica de las instancias de una estructura social en el interior de una unidad espacial de reproducción de la fuerza de trabajo”. Todavía más, considera los estudios urbanos una complexidad teórica y al mismo tiempo una práctica política, mismo porque la intervención del Estado y la lucha de clases se encuentran en la propia esencia de la cuestión urbana contemporánea. “Por otro lado sus estudios sobre movimientos sociales urbanos no favorecen siempre la hipótesis marxista de transformación social, por lo menos porque documentan muy bien la aparición de nuevas figuras sociales, diferentes del movimiento obrero organizado, en la escena del conflicto, adoptando prácticas políticas de efectos alternos e inciertos, pero diferenciados y originales”. (Bettin, op. Cit.: 19) Sin embargo, no podemos ignorar que la contribución teórica más importante, es sobre la reflexión que hace sobre las relaciones entre el Estado, el consumo colectivo y la vida urbana. Su preocupación principal se concentra en la estructura urbana de la ciudad, definida entre las instituciones y los movimientos sociales urbanos. También no podemos ignorar que Castells hace un profundo estudio de la sociología urbana existente en su tiempo que la llama de ideológica y que lo lleva a proponer los conceptos que ya expusimos. Presenta nuevas formas de interpretación, especialmente al campo de la lucha de clase que se traslada del sindicato en el espacio de la fábrica, a las calles de las ciudades por exigencias de las necesidades del cotidiano, llevado a las luchas urbanas por las desigualdades sociales.

Figura 4 Bogotá

Figura 4 Bogotá

Foto Hervé Théry

37En la segunda mitad del siglo XX, especialmente después de los años de 1960, las influencias de teorías y prácticas urbanas fueron transferidas de Europa, especialmente Francia para los Estados Unidos, tornándose hegemónica para las ciudades de América Latina. Los paisajes citadinos nos muestran los rascacielos, los edificios de varios pisos, o sea las construcciones verticales, la introducción de viaductos, avenidas elevadas, túneles, que permitan el transporte urbano por y para el automóvil, los ómnibus y todos los medios de circulación por carreteras. El transporte por tranvías y trenes, típico de las ciudades francesas, quedó en la historia. Los paisajes de las ciudades se transfiguraron por la multiplicación de los automóviles particulares que comenzó a congestionar las calles y avenidas, tanto en los centros urbanos como en las áreas industriales metropolitanas. Hay infinitos congestionamientos de tránsito, de contaminación del aire, la irritabilidad de los motoristas. Las veredas de peatones fueron invadidas por estacionamientos de autos, autorizados y clandestinos. En realidad la gran influencia en el habitar, trabajar y divertir, en las metrópolis latinoamericanas, no vinieron solamente del modelo racionalista francés. Jane Jacob, escritora estadunidense, en 1961, ya escribía criticando la lógica del capital, de la propiedad de territorios urbanos, y el uso del automóvil no permitían la práctica de la ciudadanía y del buen vivir. Los espacios urbanos de todas las ciudades grandes y medianas desde el rio Grande en la frontera de México con USA hasta la Patagonia en Argentina, reproducen el modelo de planeamiento y de producción espacial de Estados Unidos, los condominios cerrados, los shopping center, los hipermercados, las nuevas costumbres de consumo. Esta nueva organización del espacio urbano, trajo nuevas formas de comportamientos: no hay más urbanidad, civilidad, solidaridad, entre los habitantes, individualismo exacerbado, lo que Sennet describió para las ciudades de Estados Unidos, se extendió a todas las metrópolis y ciudades de América Latina. Urbanidad o tornarse urbano según Sennett, que también es un autor americano que se preocupa en analizar las ciudades, significa una calidad de la ciudad, con condiciones de promover actitudes y modos urbanos, morales y humanos entre sus habitantes. Esas cualidades permitirían tener actitudes de pulidez, refinamiento, civilidad, , cortesía, condiciones que piensa que se perdieron en la ciudad de hoy, con los grandes cambios que fueron introducidos con la globalización de la economía.

38Mongin nos dice que : “Si toda ciudad es singular, si el tipo ideal de la ciudad jamás conoció la realización perfecta, si no hay una buena definición de ciudad al despecho del papel histórico de la tradición utópica, la condición urbana, entendida en su primer sentido, se asienta en una paradoja: aquel de un espacio finito y limitado que torna posible las prácticas infinitas. La urbanidad, la vida común y pública, caminan junto con una cultura de los limites indisociables de una entidad circunscrita que coloca en relación un fuera y un dentro, valorizando así una proximidad.” Con la citación de Mongin (2009:139) podemos finalizar este periodo, afirmando que las utopías de un urbanismo y un planeamiento existente hasta prácticamente los años de 1970 no consiguieran ordenar o organizar un espacio que ultrapasa las normas y los ideales de sus teóricos., que le otorgaban esencia a la modernidad. La ciudad de la sociedad industrial tenía como paradigma dominante la razón universal, el funcionalismo simplificado y especializado junto a una democracia representativa y racional. La estructura urbana dominante era jerarquizada y la construcción de las ciudades industriales se transformaron en las metrópolis. Los espacios de las relaciones sociales, en esta organización urbana resultaban integrados dentro de un conjunto más amplio, entreabierto y de base nacional.

Periodo de la ciudad “global”.

39Los conceptos de la pos modernidad, coinciden con lo que se llamó de globalización. Un discurso que trae junto conceptos económicos, políticos y culturales. Una definición que alcanza la noción de intensa movilidad de la comunicación global, “y la neutralización del territorio y de la distancia”(Sassen, 2007:125) Milton Santos denominó este periodo del “medio técnico-científico-informacional”. Sigue Santos informándonos: “Con la globalización del mundo, las posibilidades de un enfoque interdisciplinar son mayores y más eficaces, en la medida que al análisis fragmentador de las disciplinas particulares puede más fácilmente suceder un proceso de reintegración o de reconstrucción del todo.” Continua el autor citado: “En ese proceso de conocimiento, el espacio tiene un papel privilegiado porque cristaliza los momentos anteriores; y es el lugar de encuentro entre el pasado y el futuro, mediante las relaciones sociales del presente que en él se cristalizan”. (1996:105) Así, el tipo de trabajo que propone una visión de la totalidad debe ser posible a través de la suma de estudios particulares. La globalización de las relaciones sociales, como el pasaje a la modernidad actual necesita de un análisis más amplio. Es en este momento que el territorio ya contenía un conocimiento mayor de técnica y ciencia se le suma el conocimiento de la informática. “Se puede incluso decir que el territorio se informatiza más y más rápidamente que la economía o que la sociedad. Sin duda, todo se informatiza, pero en el territorio ese fenómeno es aún más evidente porque su tratamiento supone el uso de la información, que está presente también en los objetos”.(op.cit.107) Con el aumento de los objetos geográficos diferentes aumenta el número de flujos que esos objetos pueden recibir y trasmitir, tanto desde el punto de vista cualitativo cuanto cuantitativo, haciendo que el territorio cambie de definición.

40Por otra parte Sassen expone que como consecuencia de esta situación se está formando una nueva geografía de la centralidad en el nuevo siglo, el XXI, “la ciudad resurge como espacio estratégico para entender tendencias críticas en la reconfiguración del orden social”. (op.cit. 129)

Figura 5 Flujos urbanos Rio de Janeiro

Figura 5 Flujos urbanos Rio de Janeiro

http://correiodacidadeonline.com.br/​estudo-do-ibge-mostra-integracao-entre-municipios-brasileiros/​

41El significado de este momento histórico que Milton Santos denomina de la existencia de un “medio técnico-científico-informacional” determinando los procesos económicos, políticos, culturales, migratorios, jurídicos, que producen y determinan los espacios y territorios a nivel mundial. Se realiza una nueva geografía, en diversos planos, que dependen de los flujos que le corresponden por un pasaje de lo social como sociedad, de lo social como movilidad, ellos no pueden tener la misma capacidad de presión. Sassen afirma que las características de ese momento son “la hipermovilidad, la capacidad de comunicación global y la neutralización del territorio y de la distancia”. (2007: 125) Para nosotros geógrafos, este último elemento, es de fácil réplica. Los flujos de este dinamismo son más intensos y se sitúan en lugares y estos son los fijos del espacio con las diferentes especializaciones de los territorios. Históricamente había una comunicación individual de los lugares en el mundo, hoy hay una comunión global de los lugares, “una interdependencia universal de los lugares es la nueva realidad del Territorio”, afirma Santos. Todavía más, consecuencia del momento vivido, el autor citado nos dice que ese “Territorio es un conjunto de formas, pero el territorio usado es el conjunto de objetos y de acciones, sinónimo de espacio humano, espacio habitado. El análisis de la fluidez puesta al servicio de la competitividad, que hoy rige las relaciones económicas, todavía pasa por allí. De un lado, tenemos fluidez virtual, ofrecido por objetos creados para facilitar esa fluidez y que son, cada vez más, objetos técnicos. Pero los objetos no nos dan sino una fluidez virtual, porque la fluidez real viene de las acciones humanas, que son cada vez más acciones informadas, acciones normalizadas”. (Santos, 1996: 122, 124)

42En este proceso la geografía trabaja con dos conceptos de lugares. El exigido por los flujos, de modo que cada lugar se define tanto por la existencia corpórea como por su existencia relacional. Se definen también por su densidad técnica, por su densidad informacional y por su densidad comunicacional, cuya función que los caracteriza y los distingue. (Santos, 1995: 147). Se definen también los lugares como de funcionalización del mundo es por el lugar que el mundo se percibe empíricamente. Es el dominio del acontecer solidario, que no es de connotación ética o emocional, es de las normas hegemónicas del mundo globalizado. Por otro lado también, trabajamos con otro contenido del concepto de lugar, un sentido que se viene conociendo a partir de la década de 1970, que es el de lugar como espacio percibido y vivido, dotado de significado y que manifiestan “el sentido del lugar” y la “imagen del lugar”. Un concepto de lugar que tiene una dimensión cultural-simbólica, con lo cual nos preocupan cuestiones como las identidades, la intersubjetividades y los intercambios simbólicos que viven otro cotidiano y otro tipo de flujos.

Figura 6 Periferias de São Paulo

Figura 6 Periferias de São Paulo

Foto Hervé Théry

43La tercera globalización urbana (como la rotulan los científicos sociales franceses), no nos trae el “fin de los territorios”, como nos decían los apocalípticos del momento, al contrario, se forma una nueva configuración territorial con los nuevos conceptos de ciudades globales. Megaciudades, megalópolis, metrópolis y cualquier otra denominación que tengan las formas existentes, traen en sus contenidos otras economías, otras relaciones políticas y sociales en diferentes escalas, pero que va de lo local a lo global. Sea esta afirmación como situaciones para las ciudades europeas como para las latinoamericanas: México, São Paulo, Rio o Buenos Aires o cualquier otra, no existe la posibilidad de que estas ciudades no sufran los choques de la globalización en el plano del territorio, porque estarían siendo dirigidas y determinadas por los flujos en sus diferentes lugares. La cuestión urbana se define por la lucha de los lugares y a la lucha por los lugares. Citamos nuevamente Mongin: “El tipo de lo urbano, en adelante mundialmente fragmentado, hace resaltar una cultura urbana, originalmente europea y doblemente marcada por la voluntad de circunscribir límites y por un respeto de la proximidad a un “planeta urbano” que empuja los límites, en el doble sentido de la megaciudad (ausencia de límites demográficos, abandono de lo humano…) y de la ciudad global (aquella que tiene a ver con los flujos y con la falta de límites de lo virtual)”. (op.cit.:140)

44Así mismo, hay toda una parafernalia de palabras para mencionar lo urbano de las ciudades que nos llevan a una gran confusión. En cual término existe realmente el contenido de lo real. Se puede hablar de urbano en un mundo sin urbanidad o sería mejor mencionar la sociedad como pos industrial, pos urbano, o sociedad en rede como la denomina Castell. Françoise Choay por su vez se refiere a las expresiones “civilización urbana”, “urbano”, “pos ciudad” como sinónimos ya desde 1970. Hay otras denominaciones de economistas, urbanistas, que no nos interesa desarrollar. Hay sin duda un movimiento de nuevas territorialidades producto del liberalismo económico y del nuevo papel del Estado. De cualquier manera comienza existir una busca por parte del mercado inmobiliario de otros lugares para la proyección de los flujos de esas nuevas ciudades. Arquitectos y urbanistas denominan estas nuevas formas de edificios inteligentes con todas las condiciones exigidas por la técnica y las nuevas formas de consumo. La tercera globalización hace una ruptura histórica socio espacial.

45El urbanismo que deseaba racionalizar la prevalencia del centro sobre la periferia, de los lugares sobre los flujos, de lo público sobre lo privado, la separación de los espacios en consideración a una conflictualidad y a la heterogeneidad, está siendo reemplazada por el predominio de los flujos sobre los lugares, hay un intenso movimiento de privatización y un proceso de fragmentación espacial que el nuevo urbanismo ya había puesto en movimiento. El mercado inmobiliario produce nuevos lugares para esa nueva economía.
La nueva organización espacial afecta directamente los territorios porque jerarquizó las “ciudades globales (donde domina la lógica del entre sí), las mega ciudades (donde la dimensión étnica es decisiva) o de comunidades de carácter inédito”. Continuo citando Mongin: “Indisociable de la economía (la ciudad global), de la tecnología (la ciudad virtual), de la reestructuración del Estado (las nuevas formas de gobierno dan valor a las entidades urbanas, las regiones, y fragilizan los Estados centralizadores), el movimiento de otros territorios poseen particularidades considerables”. Hay una absoluta necesidad de comparar los lugares, y destacar las particularidades estéticas y humanas de cada uno de ellos, es una situación forzada de entender los movimientos básicos que exigen una nueva configuración a los territorios. Lo que denominan de “urbano generalizado” está en conjunto con la prevalencia de los flujos, si los lugares están interconectados, si es posible conectarse a cualquier punto de la red, es un ilusión engañosa pensar que tendremos un mundo unido y solidario consecuente de ese nuevo urbano. “Realmente, si la fragmentación en curso pide contra ataques políticos, lo urbano se fragiliza todavía más en la medida que las tecnologías corroen la relación urdida con lo real, con el ambiente inmediato, en suma, la relación con un mundo que es preciso habitar”. Destaco la opinión de Mongin: “No es por acaso que la geografía y el urbanismo son hoy disciplinas muy procuradas, a despecho de su papel marginal en la vida intelectual francesa. El carácter concreto, físico y espacial de la geografía y del urbanismo tiene el mérito de tornar visible lo que se pasa efectivamente en la era de la orquestación de lo local y de lo global. La época no está, por lo tanto, para la celebración del “fin de los territorios”. (op. Cit. 2009: 149-152)

46Para las metrópolis de América Latina, podemos apreciar lo que afirma Milton Santos que nos dice que “actualmente, la metrópolis está presente en todas partes y en el mismo momento. La definición del lugar es cada vez más en el periodo actual, la de un lugar funcional a la sociedad como un todo. Los lugares serían lugares funcionales de una metrópolis. Y paralelamente a través de las metrópolis, todas las localizaciones se vuelven hoy funcionalmente centrales”. Continua el maestro, a pesar de su ausencia física, diciéndonos: “Sin duda, antes, la metrópolis estaba presente en ciertas partes del país. Digamos que el núcleo emigraba hacia el campo y hacia la periferia, pero lo hacía con desfases y pérdidas, con dispersión de los mensajes y órdenes. Si a lo largo del tiempo, el espacio se volvía más y más unificado y fluido, faltaban sin embargo las condiciones de instantaneidad y simultaneidad que solamente hoy se verifican.” (Santos, M. op. Cit., 1996: 117) Consecuencia de esas circunstancias ni el espacio se disuelve, ni el tiempo se desvanece. “Existe una verdadera desmultiplicación del tiempo, debido a una jerarquización del tiempo social, gracias a una selectividad aún mayor en el uso de las nuevas condiciones de realización de la vida social”.

47Los lugares de esta sociedad informacional, son de una rápida simultaneidad, que no es producto del tiempo físico, si no del tiempo social, de la realización de la vida social. Ese tiempo definido, se realiza en las metrópolis, que abarca todo, que “lo trasmite a todo el territorio el tiempo del Estado, de las multinacionales y grandes empresas”. En las otras ciudades de la red urbana del espacio, existen “los tiempos subalternos y diferenciados, marcados por dominaciones específicas”. (Santos, op. cit.: 1996: 118)

48Continuamos citado Milton Santos, porque el contenido de este texto está más actual que nunca: “Ninguna ciudad “llega” a otra ciudad con la misma celeridad que la metrópolis. Ninguna dispone de la misma cantidad y calidad de informaciones que la metrópolis. Informaciones virtualmente de igual valor en toda la red urbana no están igualmente disponibles en términos de tiempo. La inserción de una ciudad en el sistema más global de informaciones virtualmente de igual valor en toda la red urbana no está virtualmente disponible en el mismo tiempo. Sin dudas, el tema enfocado por Santos, nos lleva a seguir considerando sus enseñanzas cuando define que la nueva jerarquía de las metrópolis está definida por la jerarquía de las informaciones. Una nueva circunstancia, enfrentada por nuestras metrópolis, es “una interrelación más fructífera entre las aglomeraciones del mismo nivel, una nueva realidad del sistema urbano”.

Figura 7 Redes de información

Figura 7 Redes de información

http://noticias.terra.com.br/​mundo/​brazil-no-radar/​blog/​2013/​07/​25/​rede-de-cabos-submarinos-aumenta-interesse-da-inteligencia-dos-eua-pelo-brasil/​

49Así en ese sistema urbano generalizado, producto de esa tercera globalización, no representa más los valores que le eran propios como el lugar de acogida, de la libertad, de la cultura, hoy se confunde con los espacios que son comandados por intereses externos y por la fuerza de los flujos. Históricamente la ciudad integraba por dentro lo que venía de afuera, la ciudad libertaba, emancipaba, aunque también imprimía temores por lo desconocido. Algunas se han convertido en el “lugar de la memoria”, que Choay escribe “que lo urbano se tornó un sustantivo, nosotros asistimos al desaparecimiento del tipo de aglomeración que el Occidente denominó ciudad…” (citado por Mogin, 2009: 161), que tenía una relación privilegiada con su ambiente, y que contenía los flujos que la atravesaban y al mismo tiempo recibía las poblaciones que a ella llegaban. Esa ciudad de hoy, ese espacio metropolitano que tentamos analizar, y que tanto preocupa urbanistas y arquitectos porque lo ven genérico, caótico y segmentado, donde sus lugares reciben una intensidad de flujos que solamente los domina participando de una red de ciudades, regionales o mundiales, ella misma jerarquizada. La geografía que con base teórica en una metodología marxista había abandonado ciertos conceptos propios de su concepción teórica los recupera como el de lugar, región, red urbana, entre otros.

50De la ciudad industrial a la ciudad del consumo, o de la ciudad moderna a la ciudad pos moderna, rótulo que carga un contenido de “ilusión”, como afirma Otilia Arantes. Continua la autora: “Modernidad y pos modernidad no son pues alternativas (a ser elegidas en una especie de bazar cultural), mas pasos unificados de un mismo proceso de ajuste de la sociedad a las revira vueltas que da el capitalismo para continuar lo que siempre fue, y de cujas metamorfosis el paisaje urbano es la fachada más visible”. La autora hace un enfrentamiento en cuanto al papel de la arquitectura moderna en la construcción de las ciudades de América Latina y en lo que ahora quieren reformar chamando de pos moderno. Continua afirmando que lo que era “la línea de frente del progreso”, dejó de existir para convertirse en lo que varios arquitectos denominan de la ciudad fea por el modelo modernizante, creyendo poder modificarla buscando un “lugar” de contenido simbólico fuerte, de prácticas sociales sedimentadas en la tradición como justificativas. Se pregunta Otilia Arantes se estas manifestaciones serían una iniciativa pos moderna? Y ella misma se responde afirmando que las iniciativas del final de siglo XX de preservación del patrimonio histórico (arquitectónico) cuanto su entorno, se transformaron en un discurso ideológico de los gestores urbanos “como formas de recomposición de una identidad o de una vida social inexistente –una especie de panacea que por veces no pasa de recurso publicitario, cuando no, inclusive, de inhibición y control cultural e social. Lo que acaba ocurriendo es, en la mayor de las veces, una espectacularización de lo urbano, una especie de escena de una vida pública que hace mucho dejó de existir”. En la práctica lo que realmente sucedía es que era una forma de escamotear los conflictos y de excluir población. La ciudad “comunicante” ese era el nuevo paradigma para algunos urbanistas y arquitectos, la pluralidad era reducida a un décor cultural. Al lado de la tradicional especulación inmobiliaria, existen ahora “fisionomías urbanas definidas por una nueva estrategia empresarial que asumió la función de estimular las identidades locales, a través de la creación de imágenes enfáticas de un mundo higiénico y libre del fantasma de anomia social.” (Arantes, 1998: 12 a 14)

51El Estado-mercado de las ciudades de América Latina, en especial en los lugares de las metrópolis, y también en todas las escalas de lo urbano, donde el consumo es especialmente de los espacios de contenido simbólico, transforma a partir de la producción y de los cambios en lo material y el significado de la ciudad. Lo que los urbanistas y arquitectos ingleses denominaron de “Gentrification” a las reformas producidas en el casco antiguo de Londres, el lugar de origen de la ciudad, los profesionales latinoamericanos quieren copiarlo para nuestras ciudades, en especial para las metrópolis. Visión eurocentrista de un modelo que se desea imitar pero que para nosotros tiene otro u otros contenidos. Citaré Costa para explicar estos procesos. Define lo que denomina de “dialéctica de la memoria” “a la tendencia a la resignificación de las ciudades, o de parte de ellas, y del paisaje producido por intermedio de los mecanismos modernos de la patrimonialización global”. Concibe la “dialéctica de la memoria en los procesos de recualificación y renovación urbanas, cuando abandonamos a la esencia y la propia presencia física de las cosas, que al mismo tiempo, tentamos rescatar; lógica en la cual Walter Benjamin (2000, p.43) percibe la destrucción de la aura en el bies de una urbanité cannibale, de una actitud circunspecta en la destrucción y reconstrucción de los objetos y de los lugares de la vida cotidiana. En esa tendencia, ciudades del mundo entero vienen sufriendo procesos de intervención en áreas elegidas por el Estado-mercado, en la estera de las políticas públicas” (Costa, 2011: 88) y que así como en la época de Hausmann también queremos imitar.

52Después de los años de 1960, en todo el mundo comienzan a realizarse los procesos de renovación, rehabilitación, recualificación, revitalización y re funcionalización de los centros históricos. Diversos términos para usar paradigmas que significan la intervención directa de gobernanzas urbanas que en general sustentan el capital financiero internacional. Este capital sigue lógicas individuales mascaradas por el propio Estado para reformar el territorio urbano, que les interese. “Las políticas de intervención en áreas elegidas de la ciudad responden a una inteligencia global, representada por un Gobierno Global (BID, FMI, BM), no nacional o regional, un Gobierno que elige lugares, siendo ciego. Esto parece unas paradoja, entre tanto es ciego para su alrededor, pero, preciso y determinado para sus intereses como nos dice Santos (1999: 11), en el análisis de ese Gobierno Global: “ciegos, saben bien donde pisan, tienen visión de mercado y de negocios”. (Costa, 2011: 89)

53Continuamos citando Costa: “La renovación de las ciudades, por su vez, dice respecto a los proyectos de modernización del territorio, con cambios formales, de manera que, por veces, propicia la demolición de bienes construidos. La revitalización está más relacionada “ a la dinamización cultural, turística y de consumo, con inversiones en proyectos de reforma y embellecimiento de los frentes de los edificios y de los espacios públicos, con seguridad pública y ocio, a fin de retomar el efecto simbólico de la memoria histórica del lugar, en el cotidiano de las personas que usan y ocupan el territorio” (Colvero, 2010: 40, citado por Costa, op. Cit.: 90)

54Recualificación, renovación y re funcionalización urbanas (cada una de ellas tiene un significado), son los procesos más interesantes de intervención que puedan preocupar a la geografía, ya que el foco es la transformación territorial urbana por la “recolonización” de las áreas centrales de la ciudad. Citamos Costa que se sustenta en Smith y nos dice: “los aráutos de la estrategia de renovación y regeneración urbanas mascaran los orígenes sutilmente sociales y los objetivos de cambio urbano, apagan las políticas de ganadores y perdedores de donde emergen tales líneas de acción, cuando “un segundo silencio sistemático es el de los perdedores”. Pero también Jameson (1997: 120, citado por Costa. Op.cit. : 92) nos informa que ahora la arquitectura está direccionada para los centros de las ciudades. Se coloca en cuestión el monumental atractivo. “El apetito por la arquitectura en nuestros días, por lo tanto […], en realidad, debe ser deseo del alguna otra cosa”. Continua Costa diciendo que Jameson (1997) cree que hay una nueva dirección, un apetito por la imagen, por la fotografía, por lo que la publicidad divulga; lo que queremos consumir, hoy, no son los propios edificios, que mal podemos reconocer; los centros urbanos se tornaron algo insípido, hasta que recordemos sus imágenes. Las ciudades están envueltas por la lógica dispersiva y disyuntiva del capitalismo, que tiende a pocas totalidades –a pesar de los discursos enunciados- como la totalidad de rentas, metamorfosis de áreas especiales de las ciudades, pero en última análisis a la elitización de las áreas urbanas centrales. Como afirma Arantes ya antes citada, es la espectacularización de la ciudad, que los arquitectos y urbanistas, inventaron para poder modificar un poco lo que habían dejado como feo, con el modelo de planeamiento moderno.

55Daré como ejemplo la situación de São Paulo. Información publicada en 2014 En la ciudad el 1% de los ricos están cada vez más ricos. Datos demostrados por un levantamiento realizado por la Municipalidad de São Pablo comparando los Censos de 2000 y de 2010. Para hacer parte de ese porcentaje, hay que tener una renda personal de por lo menos $ 15.000 reales mensuales. De ese universo solamente hacen parte 100.000 personas en una población total de 11.800 millones de habitantes. El aumento de los súper ricos fue determinado por la disminución de la clase media que es reflejo de los cambios producidos en una São Paulo que dejó de ser industrial y se transformó en una metrópolis de servicios, el más importante centro financiero de América Latina y sede de grandes multinacionales.

Figura 8 “Higienização” de São Paulo

Figura 8 “Higienização” de São Paulo

http://www.thepolisblog.org/​2011/​10/​implementing-right-to-city-in-brazil.html

56El cambio del perfil de empleos, y el surgir de los super ejecutivos que llegan a ganar de 70 mil a 90 mil reales (según informa la Datafolha, órgano del Diario A Folha de São Paulo), sin contar abonos y otros beneficios. Nuevos empresarios de la industria de la creación (publicitarios, marketing, profesionales de las telecomunicaciones, etc.) y el personal propio de las finanzas, sin contar abogados y otras actividades de la nueva economía globalizada. Empresas que ofrecen servicios no conocidos, determinadas por el mundo de la tecnología y de las comunicaciones que están creciendo rápidamente. Profesiones nuevas en manos de jóvenes empresarios que idealizan empresas como “aproximar marcas a otras personas”, realizar fiestas promoviendo desde nuevos edificios hasta marcas de productos de prevención a las enfermedades sexuales”. Eventos corporativos.

57Al mismo tiempo, São Paulo está teniendo un cambio demográfico: personas muy bien cualificadas están viniendo del interior del Estado y de todo Brasil a trabajar y vivir en la ciudad, en cuanto eso la población más pobre, está migrando a buscar lugares de alquileres más baratos en dirección a la región metropolitana. Hay una tendencia de que individuos de mayor renda procuren São Paulo, empresarios y ejecutivos de alto padrón, por la existencia de una mejor infraestructura, de mayores posibilidades de restaurantes, de teatros, de opciones de ocio. São Paulo representa para el brasileño el sueño del consumo a pesar de la inseguridad. Existe una corrosión de la renda de la clase media que quedó presa entre los 40% de los más pobres y los 20% de los más ricos. En entrevista a José Roberto Mendonça de Barros, que fue secretario de política económica de la Hacienda en el Gobierno de Fernando Henrique Cardoso (1995-2002, explica lo siguiente: “los ricos son compuestos por dos grupos. En uno, la riqueza viene de las rentas, como alquileres, aplicaciones financieras e intereses. En el otro está formado por quien ocupa papeles estratégicos en las empresas y detiene altos salarios. Es una característica del capitalismo contemporáneo, neoliberal: los altos capitalistas rentistas y los altos profesionales”. (Folha de São Paulo, revista São Paulo, 3 a 9 de agosto de 2014: 28 a 34). Esa clase social que acabamos de analizar no viven en el área central de la ciudad. Esa clase social, los ricos abandonaron el centro en los años de 1950 y no retornarán al centro. Sus actividades y sus casas y departamentos están localizados en el sector Oeste y sudoeste de la ciudad. También en los condominios cerrados que proliferan en el mismo sector de la ciudad y que trabajan por los mismos lugares donde está situada la “ciudad global, especialmente construida al final del siglo XX. Circulan en helicópteros, tanto que São Paulo es hoy la segunda ciudad del mundo en vuelos de ese avión, siguiendo a Nueva York. Quienes están ocupando el centro reformado de la ciudad?, secretarias, jóvenes recién formados, algunos escritorios de abogados, de arquitectos, y en especial los edificios mayores están siendo ocupados por universidades privadas. Hay inclusive edificios habitados por población socialmente menos favorecidas, los de los movimientos de “sin techos” o sea sin casas. No podemos afirmar que haya una gentrificación. Por otra lado, están siendo construidos departamentos con superficies de 28 a 36 metros cuadrados, con inversión de capital chino, a precios altísimos, sin garajes, para ser ocupados por jóvenes profesionales –médicos, químicos y otros relacionados a la medicina- para poder llegar a los hospitales localizados en la Avda. Paulista y alrededores. La circulación en bicicletas, para lo cual la municipalidad está dividiendo el espacio de las calles con los autos y los ómnibus. No podemos afirmar que haya una mudanza de clase social que justifique el concepto de gentrificación, que fue lo que dio origen al término en Londres. Lo mismo podemos afirmar para Rio de Janeiro. La clases altas de las metrópolis latinoamericanas imitan las formas de vida de los Estados Unidos, en consecuencia no es en el centro de la ciudad, los edificios de un cierto contenido histórico, donde hay una gran cantidad de gente durmiendo en las calles que les sirva de atracción para habitar esas áreas recalificadas o cualquier otro nombre ideológico que se quiera usar.

58El otro ejemplo que podemos mencionar es el de Buenos Aires, representante mayor de las ciudades de una América del Sur sacudida por diversas crisis financieras. A pesar de esa situación consigue contener todavía, una fuerte presencia de los señales de su época de riqueza en el plano urbano. El casco antiguo fue objeto de una intervención urbana que dejó más desamparadas todavía, a sus importantes camadas de clase media, que eran los cimientos de una solidaridad entre las clases sociales. El centro antiguo, recalificado, renovado especialmente en el barrio de Puerto Madero, zonas específicas donde están localizadas antiguas construcciones simbólicas del siglo de oro porteño, de su época de ciudad industrial (puertos y otras formas desactivadas), hoy se encuentran los bancos, los hoteles de lujo, escritorios de las multinacionales, lugares construidos especialmente y con capital internacional para la existencia de la ciudad global. Los departamentos de alto lujo y de precios carísimos son ocupados por la clase social inserida en la actividad gubernamental, de las finanzas y de la economía global. Los propios habitantes del barrio llamado Puerto Madero, no se consideran haciendo parte de la parte antigua de la ciudad porteña. Frente a esta nueva localización, producida especialmente y no ocupando edificios históricos remodelados, dos situaciones se presentan en conflictos: por un lado la presencia de villas miserias a pocos pasos de la casa de gobierno, en pleno centro de la ciudad (Villa 31, más numerosa con la llegada de los nuevos pobres) y por el otro, la disminución de la clase media, que fueron condenadas a habitar en las proximidades de los pobres. En los tiempos áureos, las fracciones de clase media vivía en las proximidades de los ricos. Situación semejante vive Montevideo, que está copiando el modelo porteño, entrando a revitalizar el puerto, local donde habitan los más pobres. La ciudad fracturándose cada vez más, barrios, territorios urbanos se separan, se asiste al desmembramiento del territorio de la ciudad.

59La disminución de fracciones de camadas intermediarias, que fueron punta de lanza de la trayectoria industrial de ambos lados del Rio de la Plata, la caída de una gran cantidad de gente de la clase media, “sin esperanza de nueva ascensión social”, es un dato fundamental. La demarcación de la ciudad, de un lado los súper clasificados, y del otro los desclasificados, pero también entre los empobrecidos, ellos mismos, en función de su localización en la ciudad. Una vez más el espacio urbano presenta la división de sus lugares (el de los ricos y el de los pobres), y sus territorios se presentan como una explosión sorda pero visible. Ambos fragmentos presentan sus flujos referente a lo urbano generalizado, una fragmentación profunda, que impide la unificación utópica de un mundo más solidario. Como vemos los sentidos de esta suma de lugares de la ciudad global no tiene como utopía urbanística la ciudad de la totalidad urbana.

60Entraremos a analizar los lugares de la otra ciudad global, aquellos de las áreas no hegemónicas, cuyos lugares y territorios son frutos de sus propias manos. Aquí no existe ni urbanistas ni arquitectos queriendo materializar sus utopías.

61En los años de 1970, la ONU publicaba unos boletines mensuales que llegaron a nuestras manos que en uno de ellos decía: “se tragará el tugurio a la ciudad?”. Era la expresión de los apocalípticos de la época. Era un período de intensas migraciones internas y México crecía a 400 mil personas por año y São Paulo la seguía con 300.000 personas por año según estadísticas de ese periodo. Hoy América Latina tiene casi 600 millones de habitantes, de los cuales 224 millones son pobres, diferentes categorías de pobres, además entre los mil de millones de miserables del mundo, casi 100 millones son de nosotros. 44% de ese total de la población vive en las periferias y en las villas miserias, favelas o cualquiera sea el rótulo con que se las denomina, estos son los datos de estimativas para 2015 consultados de la ONU.

62La ciudad de México, con una población total de 8.364.370 habitantes, tiene una villa miseria con 4 millones de personas desparramada con el área metropolitana, la segunda del mundo, después de la India. En Rio de Janeiro con una población de 6.320.446 habitantes, tiene en su territorio 763 favelas con 1.393.314 habitantes, 22% de la población total. Pero, también tiene algunos programas de recuperación como por ejemplo Favela-Barrio de 1994, el vivir carioca de 2010. Favelas como la de la Rocinha hoy está prácticamente convertida en barrio, ha recibido algunos servicios que la están convirtiendo en un barrio de un personal que por la localización y por el problema de los precios de la tierra no tienen deseos de salir del lugar. En São Paulo, con una población de 11 millones de habitantes, tiene 1.538 favelas, algunas como Heliópolis y Paraisópolis llegando cada una de ellas a tener, la primera 190.000 habitantes siendo el 92% de gente que inmigró del nordeste del país y consta con 53% de gente de 0 a 25 años, la gran mayoría de población joven. La segunda, Paraisópolis tiene 100.000 habitantes y está incrustada en medio de uno de los barrios más ricos de São Paulo, Morumbí. (Datos de 2010 del IBGE, Instituto Brasileiro de Geografia e Estatística.)En Buenos Aires con 2.891.082 habitantes, en la ciudad capital en el censo de 2010, tenía en 2001 un total de 21 villas de emergencia con 100.000 personas. En 2009 existían 44 villas con 167.000 habitantes. Caracas, con datos de la ONU, 600.000 pobres habitan en lo que denominan de urbanizaciones. Estas informaciones de la geografía de la pobreza de América Latina, cuya difícil vida cotidiana no deja de engendrar relaciones de identidad. Esa gente puede llegar a sentirse orgullosos de una vivienda construida día a día, con más o menos lentas mejorías de infraestructuras, sobre todo gracias a un trabajo social intenso como se da por ejemplo en la Rocinha, en Heliópolis y Paraisópolis, entre otras. Hay que destacar también que muchas de esas villas miserias se han convertido hoy en auténticos lugares de convivencia social con alto grado de cooperación y solidaridad entre personas y familias. Sustentadas por el trabajo en gran parte por la acción de la iglesia católica y otras entidades relacionadas a la música, que pueden pasar hoy conectadas o no con las redes informales, inclusive con las relacionadas con el tráfico de drogas. Lo que realmente no podemos dejar de manifestar que son el reino de la economía del segundo circuito, con sus propios flujos, como las considera Milton Santos.

Figura 9 Rocinha, Rio de Janeiro

Figura 9 Rocinha, Rio de Janeiro

Foto Hervé Théry

63Como y cuáles son los lugares y sus “flujos” en esa otra realidad?

64Como vivimos los tiempos de fluidez, de liquidez según nos informa Bauman, en una “modernidad líquida”, que se traduce en el mundo que nos circunda, en la vida, en el trabajo, en los sentimientos, en el conocimiento de nosotros mismos, en las relaciones personales. Lo único permanente es la convicción de los cambios, de las mudanzas, lo único cierto es lo incierto.

65La vida moderna se caracteriza por la fragilidad, la temporalidad frágil, la vulnerabilidad y la determinación de un cambio constante. Todo es descartable.

66La modernidad líquida se manifiesta en tres dimensiones: primera, la incertidumbre, es el estado mental de que no “sé que va a suceder”, “no puedo planear mi futuro”. La segunda, es el sentimiento de impotencia, falta de seguridad por la efectividad de los actos. “no tengo el poder suficiente para encarar los desafíos”. La tercera, es la más perversa psicológicamente, afecta la autoestima, se siente perdedor, “estoy hundiéndome”. Se usa la tecnología para huir de la situación, el ser humano se torna más hermético, más quieto, más introspectivo. Por la tecnología trata de encontrarse, de reflejar su propia imagen. Vivimos el mundo de la tecnología donde esperamos encontrar en ella soluciones mágicas a nuestros problemas, a nuestras circunstancias como nos decía Ortega y Gasset.

67En las páginas anteriores, ya habíamos definidos las dos concepciones de lugar existentes en nuestra disciplina. Completaremos ahora diciendo que en ese lugar de connotación fenomenológica, es donde se realiza la esencia de la vida cotidiana. La experiencia espacial da los sentidos a una geografía de la vida cotidiana. Las prácticas cotidianas de la movilidad espacial, al trabajo, a la habitación, son actitudes construidas materialmente a través de los procesos socioculturales que le dan sentido, que les dan significados, que forman la memoria personal. En esta forma de enfocar esa geografía, necesitamos pensar la realidad que es multidisciplinar, con otras disciplinas de las ciencias sociales, así como de la Psicología social.

68La vida cotidiana es urbana y rural, es cultural, política, condición de género, de turismo, de trabajo. Es la relación sociedad/espacio materializada. La relación se refiere a las personas, a una interacción espacio temporal intersubjetivo en un proceso de constante re significación y de construcción de los espacios de la vida.

69Completaremos este enfoque citando Maffesoli, que nos dice: “La vida cotidiana no es tributaria de la simples razón, o antes, esta no es clave universal de aquella. Es necesario agregarle el papel de la pasión, la importancia de los sentimientos compartidos. Conviene en ella integrar, implicar, el juego de los afectos, la imprevisibilidad de los humores y hasta el aspecto factual del ambiente, sin olvidar la repercusión que siempre tendrá, a largo plazo, la memoria colectiva, la memoria de las pérdidas y de los daños que, por sucesivas sedimentaciones constituyeron el sentimiento de pertenecer propio al hecho comunitario”. Esta definición solamente puede acontecer en el lugar. (2007:39)

70Sabemos que la población de la periferia, que sufrió un movimiento de expulsión de las áreas centrales de las metrópolis y de todas las ciudades importantes, forman sus bolsones de pobreza con todas las clases de carencias de políticas públicas y demás condiciones que les permita vivir una realización plena de lo urbano. “En ese movimiento en el espacio urbano que resulta en una fragmentación socio espacial, les permite una inclusión precaria. La precariedad de esas circunstancias constituye parte de lo social, de lo cultural y de la identidad individual y colectiva, se esfacelan los sentimientos de pertenencia y de cohesión que los individuos poseían, así otros elementos pasan a ser incorporados a lo humano como forma de restablecer se los referenciales de identidades perdidas”, parágrafo citado haciendo referencia a lo estudiado por Damião, en su maestría sobre “La resignificación del espacio: Producción y circulación de cultura contra-hegemónica en las periferias de la ciudad de São Paulo”.(2014: 2)

71Para los habitantes de las periferias los bienes culturales de la cultura hegemónica, se presentan como un placer efémero, puesto que responden a los deseos de las clases medias, que buscan distanciarse de las clases que juzgan inferiores y que no les es interesante porque a parte de alienarlos no les permite tener una auto concientización.

72Continuo citando Damiao que nos dice: “…parte de los jóvenes que viven en las periferias dejan de ser consumidores de productos vacios de sentido y pasan a comportarse en cuanto productor de bienes culturales contra-hegemónicos. Esa producción cultural se da a través de colectivos y centros culturales no vinculados política o ideológicamente a ningún gran agente cultural hegemónico. Ellos promueven diferentes manifestaciones artísticas, tales como, fiestas, grupos de grafitis, clases de danzas, teatro, música, producción audiovisual, exhibición de películas, debates, etc.”. (2014: 2)

73Los cotidianos de la periferia, con sus carencias y necesidades, les permiten encontrar e incorporar otros valores sociales, culturales, ideológicos, así como diferentes formas de percepción y valoración de experiencias que presentan situaciones no comunes para los otros grupos sociales. Estamos haciendo referencia a los agentes de acciones colectivas sociales. En general son colectivos culturales que superan la homogeneización y padronización capitalista de los bienes simbólicos culturales, trayendo a sus participantes una tomada de conciencia que son capaces de, situar e incluir el sujeto en la sociedad de forma crítica delante de las contradicciones sociales. De esta manera según Damião “…se constituiría relaciones sociales repletas de experiencias significativas, llevando a un movimiento de emancipación donde los sujetos que participan atribuirían nuevos significados y valores a los elementos que constituyen su vida, incluyendo aquí el propio espacio geográfico”. (2014:3).

74En la visión de los lugares confrontados con lo global hay en esta situación una relación de contraste: un enfrentamiento entre la cultura homogenizada, racional, padronizada de los grupos de mayor poder adquisitivo y el de la orden local, plena de sentimientos de pertenecer, que a partir del lugar, respetando la dinámica de lo vivido, les permiten participar de los colectivos culturales. Es así que en el contexto de las luchas simbólicas, encontramos en todas las periferias, incluyendo las favelas, de nuestras metrópolis, grupos de prácticas culturales - siendo innegable la contribución dada a la población, en especial a los niños y los jóvenes- sobre las manifestaciones culturales influenciados por la cultura negra, africana, europeas, la de los inmigrantes nacionales: indígenas, gauchos y todas las otras identidades existentes en este grande abanico social de América Latina. El tango nace en el conventillo en el principio del siglo XX en los arrabales de Buenos Aires, el samba en el morro de Estacio de Sá en 1928 en Rio de Janeiro, la cumbia en Colombia, salsa y merengue en Venezuela, conga y mambo en la Habana en Cuba, por mencionar algunas y todas las otras manifestaciones musicales que enriquecen el folklore de los países de nuestro subcontinente. Las religiones afro descendientes y la propia religión católica tienen influencias del mestizaje de nuestra región. En éstas también aparecieron las músicas de protesto, que cuentan sus realidades, como el rap, el hip hop, funk, que algunas ya ultrapasaron las fronteras nacionales. En las periferias de São Paulo por ejemplo, que eran dominadas por el samba (introducido a partir de Rio de Janeiro) y mesclado a las tradiciones nordestinas, a partir del año de 1970, con la llegada de nuevas técnicas y a precios más baratos, comienzan a recibir fuertes influencias de la denominada Black Music, de origen en los jóvenes negros estadounidenses, pero transformadas por la realidad vivida por ellos. En las décadas de 1970 y 1980 llegan no solamente a la periferia más también a los barrios centrales donde organizan los bailes con grande presencia de jóvenes negros. “Esos espacios, a parte de servir como local de diversión y manifestaciones artísticas, se comportan como importantes lugares de respaldo cultural para manifestación política de valoración y reivindicaciones étnicas”. (Damião, 2014: 13) Aunque el origen de estas formas musicales tuvieron influencias de la música de los Estados Unidos, consiguieron tener sus características locales propias, porque tienen el contenido de sus espacios vividos. Como escribió Milton Santos, (…la posibilidad, cada vez más frecuente, de una revancha de la cultura popular sobre la cultura de masa, cuando por ejemplo, ella se difunde mediante el uso de los instrumentos que en el origen son propios de la cultura de masa. En este caso, la cultura popular ejerce su calidad de discurso de los “de abajo”, poniendo en relieve el cotidiano de los pobres, de las menorías, de los excluidos, por medio de la exaltación de la vida de todos los días. Se aquí los instrumentos de la cultura de masa son utilizados, el contenido no es, todavía, “global”, ni la incitación primera es el llamado mercado global, ya que su base se encuentra en el territorio y en la cultura local heredada”. (2008:144)

75Interesante destacar, que en la ciudad de México, Mariano Azuela, autor de literatura, escribió un libro en los años de 1960, que denominó Los de Abajo donde narra el proceso de inmigración de la población desarraigada del campo, canalizada rumbo a la ciudad, en especial a la capital, que fueron a formar la periferia y las favelas de la ciudad azteca.

76De cualquier manera citamos Ana Clara Torres Ribeiro que nos explica los procesos sociales de las formas de la pobreza diciendo: “la conformación de colectivos activos – con intensa vida diaria y fuerte significado para la cultura – compone con frecuencia, la contra fase de los procesos de segregación. Limites a la inclusión de la pobreza en la denominada cooperación urbana, a la suya integración formal al mercado de trabajo y de la habitación, no implican en la inexistencia de formas extendidas de cooperación social que se manifiestan en prácticas cotidianas de ayuda mutua y en múltiples expresiones de asociaciones”. (1996:41)

77La participación de los sectores populares en varias actividades de las asociaciones –de barrios, iglesias, grupos culturales y acciones recreativas, no consiguió todavía producir una transformación y expulsión de la pobreza en los procesos que puedan ser de renovación urbana. A pesar que las políticas públicas que desde finales del siglo XIX se preocuparon con la circulación en la ciudad, las áreas de la periferia son las que más sufren la falta y carencia de medios de transportes que les permita llegar más o menos rápido de la casa al trabajo y viceversa. Ricardo Barbosa da Silva en su tesis de doctorado, sobre la precariedad del transporte en São Paulo, nos da las siguientes informaciones: la ciudad de São Paulo está viviendo una verdadera crisis de movilidad, consecuencia del alto índice de congestionamiento. En 2013 llegaron a tener 309 Km de lentitud, con una velocidad media de 18 km por hora. (CET 2013). La precariedad de la circulación lleva a considerar los siguientes datos: 23% de la población demora más de 1 hora para llegar al trabajo. El ómnibus demora 67 minutos en hacer el recorrido, en automóvil 31 minutos. 75% de los que ganan más de 15 salarios mínimos circulan en autos, solamente 25% los que ganan hasta 2 salarios mínimos. El autor, hace también una relación entre los lugares y el trabajo. En los distritos del centro hay 486.535 habitantes y 1.061.340 de empleos. En la zona este de la ciudad, (solo Tiradentes, Lageado y Guaianases), viven 488.337 habitantes y los empleos son 92.062. Esta desproporción entre vivienda y trabajo producen los enormes embotellamientos. En consecuencia quienes sufren el gran problema de la crisis, son realmente los habitantes de las periferias y de las villas miserias. La ciudad de los diferentes paisajes nos muestra y grita sus realidades.

Figura 10 Lentitud en São Paulo

Figura 10 Lentitud en São Paulo

Site da CET, http://www.cetsp.com.br/​

78El paisaje que la periferia y las favelas presentan es un conjunto de casas sin terminar, en constante construcción, amontonadas, sin espacios entre ellas, sin vegetación, sin calles bien construidas, son solamente pequeños pasajes a partir de una un poco más ancha. En fin el retrato de la pobreza, que como ella es triste... Las casas de las favelas en un primer momento fueron construidas con material descartable, hoy son de ladrillos. Cuando se originaron en el final de siglo XIX, eran con el intuito de ser momentáneas, en cuanto encontraran un trabajo permanente. A partir de los años de 1960, tomaron conciencia de que serían permanentes En Rio de Janeiro estas habitaciones pobres ya tienen más de 100 años de existencia, y se han convertido en objeto de interés de los turistas que visitan la ciudad. En los hoteles hay informativos llamando a participar de una “Favela Tour”, en inglés, contando en breves frases el origen y la vida en ellas . También tenemos que mencionar que no solo el samba nació en los morros cariocas como el carnaval y los maravillosos desfiles que se presentan todos los años y que ya están globalizados.

79La complementariedad entre el paisaje y el espacio es única. No existe espacio sin paisaje y vice-versa: el espacio congrega a parte de las formas físicas, las acciones, y el objeto de hacer de la sociedad. El paisaje es el fruto del proceso social. Balestrin Nunes así nos informa: “Siendo un conjunto de formas que espejan las acciones de la sociedad, el paisaje es legible: identificando sus elementos componentes, su historia y la historia de quien lo crió (de los grupos sociales y su contexto económico y social) es posible interpretar el paisaje además de las formas objetiva”.

80La autora citada nos presenta el autor Joan Nogué, en un texto titulado “Paisaje, Territorio y sociedad civil” de 2011 donde destaca el creciente interés de la sociedad en relación al paisaje.”Segundo él, tres serían las causas de ese interés: la primera, la emergencia de las cuestiones ambientales; la segunda, la rápida expansión de las ciudades por fuerza del mercado inmobiliario y su consecuente periferización; y la tercera, la implantación de infraestructuras que alteraran significativamente los espacios, algunas indeseadas por grande parte de las personas” (Balastrin Nunes, 2014: 23

81Continua la autora citando Nogué (2009: 12) que nosotros asumimos: “las sociedades humanas transformaron a lo largo de la historia los paisajes originales naturales en paisajes culturales, caracterizados no solo por una determinada materialidad (formas de construcción, tipos de cultivos) como también por valores y sentimientos plasmados sobre ellos. En ese sentido, los paisajes están plenos de lugares que encarnan las experiencias y aspiraciones de los seres humanos (…) El paisaje por lo tanto, nos muestra no solo como es el mundo, pero también una construcción, una composición de este mundo, una forma de verlo.”

82Considerado de esa manera que el paisaje es observado y no solo representa la experiencia individual, más de un conocimiento colectivo, una ideología, puede ser también el resultado de esa ideología, que nuevamente Nogué nos dice que el paisaje “contribuye para naturalizar y normalizar las relaciones sociales y el orden territorial establecido.” (2009:12) En este sentido también se transforma en un herramienta para establecer, manipular y legitimar relaciones sociales.

83Mónica Balestrin Nunes, en su tesis de doctorado usa también los conceptos de Besse (2009: 13) para quien también el concepto de paisaje es bastante rico: “Pero otras cuestiones fueron levantadas al respecto de las relaciones entre el paisaje y el poder, político y económico. Los paisajes no serian, de una cierta manera, los instrumentos de la disimulación de realidades sociales y económicas poco gloriosas, como a de la exclusión socioespacial por ejemplo? Cual la sustentación ideológica de un paisaje? Más genéricamente, que significaciones y que valores un paisaje puede proponer hoy? El paisaje se tornó un tejido ético, de cualquier forma”.

84Retomando ambos conceptos de la geografía cultural renovada, la autora nos resume diciendo: el paisaje es entonces entendida como un texto, o todavía como un teatro, donde se desarrollan los papeles de diversos autores, en el caso, los actores sociales.

85Finalmente, quisimos terminar citando este trabajo con esos dos autores, uno catalán y el otro francés, para definir, explicar, resumir, lo que tentamos hacer al pensar los nuevos sentidos de los espacios metropolitanos de América Latina. Porque en sus paisajes muestran las dos ciudades que tenemos desde sus orígenes.

86Citaremos Garcia Canclini que define las ciudades de este periodo:

“La globalización nos ha conducido a imaginar de otro modo nuestra ubicación geográfica y geocultural. Las ciudades, y sobre todo las megaciudades, son lugares donde todo esto se vuelve intrigante. O sea, donde se desdibuja y vuelve incierto lo que antes entendíamos por lugar. No son áreas delimitadas y homogéneas, sino espacios de interacción en los cuales las identidades y los sentimientos de pertenencia se forman con recursos materiales y simbólicos de origen local, nacional y transnacional”. (Garcia Canclini, 1999: 165)

87Pero también no quiero olvidar Angel Rama, escritor uruguayo que nos dice que “América Latina, todavía es un proyecto de la intelectualidad de sus países que aún no se ha realizado”, en sus ciudades está la realidad.

Haut de page

Bibliographie

ARANTES, Otilia (1998), Urbanismo em fim de linha. EDUSP Editora de la Universidad de São Paulo, São Paulo.

BAUMAN, Zymunt (2001) Modernidade Líquida. Jorge Zahar Editor, Rio de Janeiro.

BETTIN, Gianfranco (1982), Los Sociólogos de la Ciudad. Editorial Gustavo Gilli S..A., Barcelona.

CARDINAL, Silvia Arango (2012) Ciudad y arquitectura. Seis generaciones que construyeron la América Latina Moderna. Fondo de Cultura Económica y

Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. México y Colombia.

CARRERAS, Carles (2006): São Paulo, una sola ciudad? Las identidades framentarias de la metropolis globalizada. En: CARRERAS, C. y CARLES, Ana F. BARCELONA Y SÃO PAULO CARA A CARA. Procesos metropolitanos a la hora de la Globalización. Davinci Ed., p. 21-33.

COSTA, Everaldo Batista da (2011) “Intervenções em Centros Urbanos no Período da Glabalização”. Em: Cidades, Grupo de Estudos Urbanos, Presidente Prudente (São Paulo), vol.9, n 16. P. 86-117.

CHOAY, Françoise (1965) O Urbanismo. Editora Perspectiva. São Paulo.

DAMIÃO, Pedro Luis (2014) A ressignificação do espaço: Produção e circulação de cultura contra-hegemónica nas periferias da cidade de São Paulo. Departamento de Geografia, FFLCH, Universidade de São Paulo.

FREITAG, Bárbara (2006), Teorias da Cidade. Papirus Editora, Campinas (SP).

GALICIA, Sergio Ramos (1978), “Urbanização, Mudança Social e Dependencia”. Em: ALMEIDA, Fernando Lopes de: A Questão Urbana na América Latina. Forense-Universitária. Rio de Janeiro.

LEMOS, Amalia Inés G.(2004): “São Paulo: Metrópole Financeira da América de Sul”. Em: CARLOS, Ana F. C. e OLIVEIRA, Ariovaldo U. de (org.) Geografias de São Paulo, Metrópole do séculos XXI, Contexto Ed. Vol.1 105-122

LEMOS, Amalia Inés Geraiges de (2005) “Gentrificaçõ ou moradia social. Estudo comparativo do consumo no centro antigo de São Paulo”. Em: CARLOS, Ana F. A. e CARRERAS, Carles (org): Urbanização e Mundialização. Estudos sobre a metrópole. Geousp-Novas Abordagens, Contexto. São Paulo. P.122-129.

LEMOS, Amalia Inés Geraiges de (2006), “El Centro Histórico de la Ciudad de São Paulo: Interpretando el problema de la vivienda”. En: CARRERAS Carles y CARLOS, Ana Fani A.(org.): Barcelona y São Paulo, cara a cara. Procesos metropolitanos a la hora de la Globalización. Ed. Davinci, 104-115.

LEMOS, Amalia Inés G. (2011) “Prologo”. En: COSTA, Everaldo Batista e OLIVEIRA, Rafael (org.): A Cidade entre o real e o imaginário: estudos no Brasil. Ed. Expressão Popular

MONGIN, Olivier (2009), A Condição Urbana. A cidade na era da globalização. Estação Liberdade. São Paulo.

NUNES, Mónica Balestrin (2014) Paisagens clandestinas. A estructura fundiária como componente da paisagem da zona leste paulistana. Tese de Doutora. Departamento de Geografia, FFLCH, Universidade de São Paulo.

POBLADOR, Jesus Arpal (1983), Las Ciudades, Visión Histórica y Sociológica. Montesinos Editor, Barcelona.

RIBEIRO, Ana Clara Torres, (1996): Urbanidade e Vida Metropolitana. JOBRAN- Livraria e Editora. Rio de Janeiro.

SANTOS, Milton (1996) De la Totalidad al Lugar

SASSEN, Saskia (2007) Una Sociología de la globalización. Katz, Buenos Aires.

SOUZA, Marcelo Lopes de (2013) Os Conceitos Fundamentais da Pesquisa Sócio-espacial. Bertrand Brasil, Rio de Janeiro.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1 Rio de Janeiro 1910
Crédits Photo from USA Library of Congress 19301, Author unknown - http://www.loc.gov/​pictures/​item/​npc2007019300/​.
URL http://confins.revues.org/docannexe/image/10327/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 3,5M
Titre Figura 2 Mapa da Nova Vila Viçosa
Crédits Vila Viçosa c.1769. Site da disciplina 'Teoria e História da Arquitetura e do Urbanismo 1' do Departamento de Arquitetura e Urbanismo da Universidade Federal do Espirito Santo - Brasil. Responsável: Prof. Dr. Nelson Pôrto Ribeiro, http://thau1ufes.blogspot.com/​
URL http://confins.revues.org/docannexe/image/10327/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 1,5M
Titre Figura 3 La nueva manzana
URL http://confins.revues.org/docannexe/image/10327/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 1,0M
Crédits http://antoine-basile.blogspot.com/​2013/​09/​la-vision-de-le-corbusier-pour-buenos.html
URL http://confins.revues.org/docannexe/image/10327/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 580k
Titre Figura 4 Bogotá
Crédits Foto Hervé Théry
URL http://confins.revues.org/docannexe/image/10327/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 3,9M
Titre Figura 5 Flujos urbanos Rio de Janeiro
Crédits http://correiodacidadeonline.com.br/​estudo-do-ibge-mostra-integracao-entre-municipios-brasileiros/​
URL http://confins.revues.org/docannexe/image/10327/img-6.png
Fichier image/png, 518k
Titre Figura 6 Periferias de São Paulo
Crédits Foto Hervé Théry
URL http://confins.revues.org/docannexe/image/10327/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 1,8M
Titre Figura 7 Redes de información
Crédits http://noticias.terra.com.br/​mundo/​brazil-no-radar/​blog/​2013/​07/​25/​rede-de-cabos-submarinos-aumenta-interesse-da-inteligencia-dos-eua-pelo-brasil/​
URL http://confins.revues.org/docannexe/image/10327/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 328k
Titre Figura 8 “Higienização” de São Paulo
Crédits http://www.thepolisblog.org/​2011/​10/​implementing-right-to-city-in-brazil.html
URL http://confins.revues.org/docannexe/image/10327/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 872k
Titre Figura 9 Rocinha, Rio de Janeiro
Crédits Foto Hervé Théry
URL http://confins.revues.org/docannexe/image/10327/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 356k
Titre Figura 10 Lentitud en São Paulo
Crédits Site da CET, http://www.cetsp.com.br/​
URL http://confins.revues.org/docannexe/image/10327/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 195k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Amalia Inés Geraiges de Lemos, « Los “nuevos sentidos” espaciales de las metrópolis latinoamericanas », Confins [En ligne], 24 | 2015, mis en ligne le 24 juillet 2015, consulté le 19 octobre 2017. URL : http://confins.revues.org/10327

Haut de page

Auteur

Amalia Inés Geraiges de Lemos

Professora Titular, Departamento de Geografia (FFLCH), Universidade de São Paulo – Brasil, amain@usp.br

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Confins – Revue franco-brésilienne de géographie est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d’Utilisation Commerciale - Partage dans les Mêmes Conditions 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Revue soutenue par l’Institut des sciences humaines et sociales du CNRS
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo Index Latindex
  • Logo IHEAL (Institut des Hautes Études de l'Amérique Latine)
  • Logo CREDA (Centre de recherche et de Documentation sur les Amériques)
  • Logo USP (Universidade de São Paulo)
  • Revues.org